20100723

Experimento al piano

Llega, como siempre, en

Silencio.


(No podría ser de otra manera)


No intentes que reflexione;

no quiero.

Puedo ofrecerte una mano,

después la otra

y toda una eternidad de bailes en verso.

Pero no me pidas que piense

en lo que gano

ni en lo que pierdo.


(Pianísimo)


No tengo mucho que dar a cambio.

Quizá un poco de esto -nada de aquello,

y algunas huellas borrosas sobre la barra.


(Ahora va en aumento)


Siempre mantengo las manos boca arriba

para lavar todo rastro de piedad

-sin mácula, sin mácula-.

No rompas mi fe en la pluma con tu charla

de loco borracho.

Te he ofrecido un baile.

No. Me niego a perder.


(Arriba, más arriba)


Supongo que solo buscaba lo que todos:

mirar a través del cristal empañado,

dibujar amaneceres de barro.

Ya sabes, lo de siempre.

Lirismo -envasado al vacío.


(A todo volumen)


Voy a quedarme aquí, pero no pienses que

estoy esperando.

Es que no tengo mucho más que hacer.

Siguiendo la línea de la costa - lejos, muy lejos

y tan cerca que puedo –sí, ahora sí-

darte ambas manos.

No perdemos, nunca perdemos

si todavía podemos abrir la música en dos

cuando me envuelves con tus ojos de

lana.


(Silencio súbito. Viento de la costa)

1 comentario:

Nirei dijo...

Ahora mismo tengo "Qué será, será" de fondo, no puedo darte una opinión. Lo releeré con calma. :3