20110201

Bright eyes

No puede ser que haya aprobado el JODIDO examen. Bajo levitando en alas de la euforia más salvaje. Después de 24 horas hasta las cejas de café, mi cerebro chilla de excitación ante lo que se viene encima. Corre vuela no importa tienes un futuro en forma de 6 magnífico antes las narices. No puedo dejar de mover las piernas, qué más da la dirección? Al final llegamos al mismo tiempo, qué fácil de reconocer: guantes de cebra y esos cascos. Bailo a su alrededor y le digo “apláudeme, porque soy un genio” y se ríe un montón y bailamos por el camino de puro frenetismo ¡MÁS CAFÉ! mi biografía autorizada y un siglo de las Luces que se comió las Vanguardias. Joder, estoy en una nube, quiero la cafeína en vena. Golpeo la mesa y pataleo; están a punto de saltárseme las lágrimas. ¡Ah, amado, adorado! ¡Café delicioso! El café de la tierra del Sol y el humo, y suena algo –no sé qué- pero es tan genial y escandaloso como este par de gallinas chaladas que cotorrean ante la mesa y señalan un punto –tan lejos que jamás podrían recorrer el camino. Pero el caso es que esto no es ficción, es un escupitajo que cayó al suelo y no en nuestras caras, y volvemos a bailar mientras nos vamos. Corre! Semáforo en verde! Y un montón de pasos acelerados que resuenan como un tambor, esquivando a la gente en un soplo de genialidad drogadicta y a por la croqueta! Y vamos y volvemos y giramos delante del portal; un grupo de tíos se vuelven al vernos pasar, de la mano y show me show me show me how you do that trick. ¡Pues jódete! Ya no se fabrican botas como las de antes, claro, claro, mira qué asco de cordones -¡otra vuelta!- y sigue girando, no pares de girar, no pares no pares no pares noparesnoparesnoparesnopares…

Ayyy, la Eneida en sus brazos, lúbrico objeto de deseo y un montón de troyanos. Podría hacer el pino con la lengua y recorrer la costa euroasiática en media hora, y más café en casa y de repente JODER ese examen que no he preparado corre corre corre corre hijadeputa dónde están mis apuntes? Todorov narratología del discurso múthos actitud pragmática ni carne ni pescado ni membrillo en conserva me los como todos. Otro café y al examen, correcorrecorre y de repente Godot y Oliveira y la hermana de Shakespeare me guiñan el ojo desde el folio, esto está tirado. C’est fini!

Esto no es más que una diminuta muestra de la enajenación mental de la que es presa mi cerebro desde el domingo por la noche. Pero el caso es que, joder, creo tengo un problema de adicción a la cafeína. Lo voy a celebrar preparándome un cortado…


EDIT:

"There's no Buddha

because

There's no me"

Jack Kerouac, Book of Haikus.

5 comentarios:

Nirei dijo...

La enajenación ha estado ahí siempre, me temo. xD

Jack H. Miller dijo...

Bueeeno...
Realmente Godot y Oliveira estaban allí, en una de las preguntas del examen. Me dieron suerte ^^

Añil.0 dijo...

Show me show me show me cómo una descripción puede ser tan jodidamente surrealista mientras se ciñe fielmente a la verdad.
Respuesta: Pues por el mismo motivo que un seis es más redondo que un cero y colgarse y descolgarse de un cuarto piso más fácil que buscar una ventana a todo meter! XDD

Añil.0 dijo...

Quien dice cuarto piso puede decir decimonoveno, o... un ordinal más alto!! (dejes de vivir anclada al suelo)

Sui Greene dijo...

Estupenda oda al café (y a sus efectos en gatopaches con problemas de adicción :3). Todos lo amamos (L)